Blog

¿En qué fijarte al comprar un toldo retráctil?

Cuando estamos buscando opciones para cubrirnos del sol, una de las principales preguntas es la calidad del producto.

Los temas en los que te recomendamos poner atención al momento de comparar entre diferentes tipos y marcas de toldo son:

  • Estructura: ¿está hecha de aluminio o de acero inoxidable?
  • Calidad del aluminio: ¿es aleación con zinc, cobre, magnesio? ¿es aluminio vertido o colado, extruido, fundido o perfilado?
  • Tipo de brazo: ¿es de brazo retráctil o de brazo fijo?
  • Tipo de soporte: ¿Es tipo monoblock o de soporte lateral?
  • Interior del brazo: ¿cómo es el mecanismo?
  • Pintura: ¿qué tipo de recubrimiento tiene?
  • Telas: ¿cuáles son las características de la cubierta?
  • Accionamiento: ¿es manual o lleva motor?
  • Lugar de origen: ¿es chino, europeo o ensamblado con piezas de diferentes lugares?

La mezcla de diferentes opciones en estas características influirán directamente en el funcionamiento, tiempo de vida y costo de tu toldo.

Tubo enrolle y Perfil frontal

Tubo enrolle y Perfil frontal

Por ejemplo, una estructura de aluminio es más resistente al paso del tiempo que el acero inoxidable, además de ser más ligera. El menor peso permite que la estructura del toldo pueda cubrir más espacio con piezas de menor tamaño. Tu toldo se verá más elegante y su mantenimiento será más sencillo.

La calidad del aluminio pondrá límites al uso real y resistencia del toldo. Los componentes vitales como soportes y brazos, deben contener la combinación exacta en su aleación (con zinc, magnesio y cobre) para garantizar la flexibilidad y resistencia en el uso diario.

El proceso de fabricación del aluminio también es relevante, porque tener piezas perfiladas hace que los sistemas pierdan resistencia. Lo más recomendable es buscar toldos con componentes extruidos, vertidos por gravedad o fundidos.

En el caso del tipo de toldo, un toldo de brazo fijo está limitado en tamaño, pues sólo abre hasta dónde alcanza el brazo, generalmente 1.4 metros hacia afuera. Por eso se recomiendan para ventanas, puertas o balcones. Un toldo de brazo retráctil puede abrir mucho más, hasta 5 metros hacia fuera, sin obstrucciones debajo del toldo.

Detalle del brazo de un toldo retráctil

Detalle del brazo con banda elástica de un toldo

Los soportes son muy importantes en un toldo. Son las piezas que cargan todo el peso de la estructura. Por tanto, un soporte de mayor tamaño permite cargar un toldo más grande. Los toldos tipo monoblock, que tienen una barra cuadrada que también carga peso, permiten también tener los toldos retráctiles de dimensiones más grandes. Por ejemplo, toldos de hasta 12 metros de ancho.

Cuando se trata de un toldo de brazo retráctil, lo que hay adentro del brazo también influye en el desempeño y seguridad del toldo. Hay brazos con sistema de cadena, resorte, cables o de bandas elásticas. Por ejemplo, los brazos retráctiles de los toldos Solair funcionan con bandas elásticas muy resistentes, que están probadas para durar por lo menos 10,000 ciclos de apertura y cierre. ¡Eso significa muchos años de vida útil!

La pintura es un tema que podríamos pasar de largo como consumidores, pero si quieres un toldo que se vea bien durante muchos años, es conveniente también preguntar sobre ella. Hay diferentes métodos de aplicar pintura a un herraje de aluminio. El más duradero es el baño electrostático de pintura, como el que reciben los coches. Y muy importante también es saber el grueso de la capa de pintura. A mayor grosor de la capa de pintura, mayor protección del aluminio frente a los elementos del clima. En el caso de los toldos Solair®, cuentan con la certificación Qualicoat de lacado de aluminio que garantiza 80-90 micrones de grosor.

Logo Qualicoat

Certificación del recubrimiento de pintura en polvo Qualicoat

La tela de la cubierta es generalmente lo más visible y relevante para los usuarios del toldo. Considera la resistencia del textil que te cubrirá del sol, que tenga un diseño que te guste, sea resistente y que no se decolore o desgarre con el tiempo. Por ejemplo, las telas Sunbrella® tienen garantía de 10 años sin decolorarse, además de resistir el polvo y la humedad.

Y por último, si estás buscando un toldo con motor para tener una mayor comodidad cuando lo uses, pregunta sobre la marca fabricante del motor. Es importante que tenga un teléfono de atención a clientes donde puedas comunicarte si tienes algún problema, que tenga una garantía en caso de falla y que te dure tanto tiempo como tu toldo sin causar problemas. Como Solair®, nosotros recomendamos los motores Somfy®, que son fabricados en Europa, tienen garantía de 5 años y cuentan con servicio técnico directamente en México.

La procedencia u origen del toldo es vital para saber las calidades del aluminio y las garantías con las que podría contar el sistema. Existen toldos chinos en el mercado que no cumplen con los mínimos procesos de calidad requeridos ni cuentan con certificaciones internacionales como la Certificación de la Comunidad Europea. Los toldos Solair® están armados en México pero todos sus componentes son europeos con sello CE.

Es también común encontrar opciones de toldos donde el proveedor utiliza piezas de diferentes orígenes y calidades, para reducir costos pero estas elecciones impactan en el desempeño a corto plazo. Un ejemplo es armar un toldo utilizando piezas de persianas para interior, que tienen menor costo, pero que no tienen la resistencia necesaria para operar al aire libre. Otro ejemplo es utilizar telas de poliéster para la cubierta, que no resistirán la radiación UV del sol y se deslavarán o desgarrarán después de unos meses. Para evitar toparte con problemas, solicita la entrega de una garantía por escrito al momento de cotizar.